El Espíritu Emprendedor… ¡Dentro de la empresa!

El hecho de emprender, es decir, de recorrer un camino hacia la concreción de un sueño de carácter material o co­mercial, es una situación definitivamente personal e indivi­dual, la cual ha sido objeto de estudio e inspiración a lo largo de las últimas décadas en reiteradas oportunidades. Por lo general dicha predisposición a los negocios se ha denomi­nado “espíritu emprendedor” y se ha reflejado fundamental­mente en fantásticas historia de legendarios visionarios que iniciaron imperios con no más capital que un sueño y una férrea actitud hacia la superación de obstáculos.

Hoy en día el espíritu emprendedor puede verse reflejado de diversas formas. La más difundida está representada por el modelo en donde una persona agotada de la situación la­boral que le propone un trabajo en relación de dependencia, decide, recorrer su propio camino, para lo cual se embarca en la azarosa empresa de crear…su propia empresa.

Valioso enfoque el antedicho, pues gracias a él cientos de miles de empresas nacen día tras día en el mundo, y a través de ellas las economías de los diversos países se ven robustecidas y nutridas de novedosas propuestas que modifican positivamente el entorno y por ende la sociedad toda. Ahora, ciertamente es necesario decir también, que miles de dichos emprendimientos sufren la poderosa de­cepción de no poder prosperar más allá del envión inicial y por ende se ven forzados a cerrar sus puertas, resignando la posibilidad de ver concretado dicho sueño, dejándole al emprendedor un desagradable sabor amargo por la frustra­da experiencia.

Lejos del espíritu de estas palabras está el hecho de enu­merar las causas que pueden llevar al fracaso a un empren­dimiento, más bien, quisiera enfocarme en otra forma en la que se puede ver reflejado dicho espíritu empresarial, la cual como todas las situaciones de la vida tiene ventajas y desventajas, pero que al menos debería ser considerado por cualquier empleado con ansias de emprender, debido a que, como veremos de aquí en adelante, dicha forma posee más ventajas que riesgos. Me estoy refiriendo concretamente a la posibilidad de desarrollar acciones dentro de su empleo actual y sin necesidad de crear su propia empresa, que le permitan al empleado calmar sus ansias emprendedoras a través de una revolución más o menos radical de su accio­nar y de su diaria rutina. Crear nuevas formas o productos o simplemente desarrollar nuevas maneras de hacer las cosas en un ambiente controlado parece ser una forma sumamen­te atractiva de contar, como decíamos antes, con lo mejor de dos mundos que hasta ahora se presentaban como incom­patibles, por un lado la adrenalina de la creación y por otro la tranquilidad de la seguridad laboral.

Lo que antes parecía imposible hoy es una realidad, y el concepto del “emprendedor corporativo” ha llegado para quedarse entre nosotros.

Imagen1

Anuncios

Hacia la cultura del Talento

Hace años que los especialistas en RRHH se enfocan en la formulación y gestión de los procesos de selección y contratación, formación, compensación, y la gestión del rendimiento. Siempre basándose en la idea de que los recursos humanos deben hacer valer su influencia en la estrategia organizacional -concepto empleabilidad-.

Ahora que la aceleración en los cambios tecnológicos, macro y micro económicos, tanto internacionales como fundamentalmente locales añaden presión extra a las empresas, éstas se ven obligadas a ver al talento como una prioridad absoluta, por lo cual los altos ejecutivos deberían invertir cantidades significativas de tiempo en la creación de estrategias para atraer, motivar y retener el talento.

Esta estrategia tendrá éxito cuando se nutra de talentos en todos los niveles, desarrollando una serie de propuestas de valor para atraer y conservar las diferentes clases de trabajadores, aumentando el rol de los recursos humanos y sus capacidades, dentro de la estrategia organizacional.

En oposición al concepto de retención de talentos mas difundido en la actualidad, el cual refuerza la idea de retener “a los mejores” o a los individuos “estrella”, las empresas deberían atender las necesidades de talento en todos los niveles de la organización ya que la experiencia sugiere que un enfoque exclusivamente centrado en los mejores jugadores puede dañar la moral del resto de la organización y, como resultado, el rendimiento general.

El desafío mayor consiste, entonces, en crear la “cultura del talento”, inculcando un profundo compromiso en toda la organización, comenzando por los niveles superiores y extendiéndola como cascada a través de las diversas filas adaptándola a las diversas realidades.

Los profesionales en RRHH deberemos entonces adecuar y mejorar nuestra capacidad para traducir las necesidades de la empresa en estrategias de talento, para lo cual las áreas de RRHH deben adquirir conocimientos mas profundos del core business del negocio, comprometiéndose a convivir con los áreas comerciales y operativas como parte de su proceso de formación individual lo cual estimo que le brindará la oportunidad de ganar la confianza de los directores de cada área frente a sus diversas propuestas.

Por otro lado, el resto de la organización deberá comprender que la cultura del talento no debe considerarse como una política implementada unilateralmente por RRHH, sino que es la herramienta que la organización en su conjunto tiene para adaptarse a los nuevos tiempos y que sólo funcionará si todos y cada uno SIN EXCEPCIÓN comprende su rol y lo lleva adelante con responsabilidad individual.

En resumen, la noción de talento incluye a toda la organización sin diferenciación alguna y solo con la activa participación de todos los sectores involucrados se garantizará su éxito y sustentabilidad en el tiempo, de lo contrario no pasará de ser simplemente una moda pasajera, lo cual será lo peor que le puede pasar… a toda la organización en su conjunto.

talento

¿Necesita retener talentos? ¡Profesionalice sus mandos medios!

“Las personas no se van de las empresas…ESCAPAN DE SUS JEFES!” Este secreto a voces es la piedra fundamental sobre la cual debería Ud. estructurar la estrategia para retener talentos en su compañía.

¿Qué significa ésto, que debo mandar a mis gerentes a un curso de Liderazgo? No! Definitivamente no! Un curso de Liderazgo no va a crear líderes de la nada, a lo sumo le brindará algunas herramientas para llevar adelante la política de retención de talentos de la compañía – ¿No tiene una política de retención de talentos? Haga números de los costos de la rotación de personal y después me cuenta-, pero nada mas. El tan solicitado curso de Liderazgo será solamente el primer paso, necesario es cierto, pero no suficiente.

De lo que estamos hablando acá es que la retención de talentos es una prioridad absoluta de la compañía y que los encargados de llevarla adelante serán principalmente, sus mandos medios y gerentes, motivo por el cual, no basta con pedirles que lo hagan, hay que prepararlos, pero también hay que concientizarlos al respecto.

La pregunta que sigue seguramente será ¿Cómo?. Ahora bien, si bien no hay recetas mágicas que apliquen a todas las empresas y a todas las personas por igual, podemos ensayar algunas ideas rápidas de fácil aplicación, por ejemplo incluir dentro del bonus una variable referida a este tema, por ejemplo contratar un coach externo para monitorear el proceso de aplicación realizando los ajustes correspondientes sobre cada jefe y cada grupo en particular, hacer que cada jefe proponga acciones de encuentro y motivación con su equipo y las lleve a cabo, crear espacios de reflexión e intercambio de opiniones sobre políticas, procedimientos y objetivos, etc., en fin las opciones son casi infinitas lo importante es que todos los niveles de la organización, y me refiero de los mandos medios para arriba, entiendan y acepten la necesidad de analizar estos temas y de incluirlos en sus preocupaciones diarias.

Otro factor clave para el éxito de esta estrategia es la sustentabilidad en el tiempo, es decir nada mas vacío que realizar grandes anuncios del estilo de “A partir del 1 de Abril lanzamos el programa de retención de talentos!”, definitivamente ésto logrará que, a lo sumo para el 1 de Junio el programa de retención de talentos sea un buen recuerdo tapado por las urgencias diarias. Una estrategia de retención de talentos debe ser algo que se aplique de a poco, en forma continua y paulatina para que brinde resultados concretos y tangibles, no puede ser iniciativa de una sola persona ni siquiera de un solo sector, y debemos estar preparados para que la aceptación de las ideas sea gradual y diferenciadas según la historia, personalidad y realidad de cada jefe o gerente de la compañía.

Hay un tema que es imprescindible que no debemos dejar escapar. Si Ud. quiere un equipo de lideres… ¡Sea un líder! Realice seguimientos, esté junto a sus mandos medios, no solo para pedirle reportes y resultados, sino para apoyarlos en la aplicación diaria de estos temas claves para su organización. La sustentabilidad en el tiempo y la coherencia serán definitivamente las 2 herramientas que hará de sus jefes, líderes especialistas en retener talentos.

En definitiva, sus mandos medios, no son líderes, no porque no quieran serlo, sino simplemente porque ¡No saben cómo hacerlo!, piense que este fenómeno es relativamente nuevo en el país y la adaptación a los cambios lleva tiempo. Por último, si Ud. piensa que esto es una preocupación solo de grandes compañías, recuerde que los empleados prefieren trabajar con un gerente excepcional en una compañía pequeña que con un gerente mediocre en una gran empresa.

bored-sales-meeting-2

El trabajo en el siglo XXI

Desde aquellos viejos tiempos en donde el hombre se limitaba a cazar para subsistir, pasando por los agricultores, los esclavos, los señores feudales, los sirvientes, los artesanos, la revolución industrial y las jornadas laborales de 8 horas con vacaciones del pasado, hasta el teletrabajo, y los grupos auto-gestionados de hoy día mucha agua ha corrido debajo del puente y mucho se ha dicho y se dirá sobre el tema del trabajo y la relación que éste tiene con la persona. Hoy día podemos ver, sin pretender realizar un análisis científico sobre la situación, que la realidad de las personas dentro de las organizaciones presentan una complejidad cada vez mayor, lo cual merece un abordaje amplio y profundo exigiendo soluciones creativas, efectivas y de rápida y simple aplicación.

En épocas de alta inestabilidad y gran aceleración de los procesos de cambio, podemos ver distintos tipos de relaciones entre la persona y su trabajo. A modo de sencillo ejemplo podemos mencionar por un lado a los “workaholics” también conocidos como “adictos al trabajo”, fanáticos irracionales de su trabajo, son capaces de resignar cualquier otro aspecto de su vida en post del logro laboral; en la vereda opuesta, en tanto, podemos también observar,  a empleados para los cuales el trabajo no pasa más allá de ser una limitada fuente de ingresos con una agotadora carga horaria que solo se ve premiada por un corto momento de descanso, unas vacaciones anuales de no más allá de 10 días, y la esperanza de que algún feriado ocasional prolongará el momento del ocio un poco más de lo habitual. Este último grupo de personas, además de considerar que son el grupo más numeroso, son quienes, a mi criterio, tienen dentro suyo el potencial más interesante para desarrollar y quienes como aquella vieja fábula que escuchamos de chicos están esperando que alguien venga a frotar la lámpara para permitir despertar al genio que está en su interior. En ellos se esconde el potencial más formidable del que se tenga memoria, sólo habrá que proponerles situaciones que los motiven y los inviten a reescribir no solamente la historia de rol de los empleados en la organizaciones sino también su historia laboral personal.

trabajo-en-el-siglo-xxi

Haga de su trabajo…un hobby

Los tiempos han cambiado, la concepción judeocristiana del trabajo en donde el sudor de la frente ha sido el pre-requisito funcional para la valoración del pan obtenido, ha finalizado. La palabra “cumplir” ha desaparecido del diccionario, y la idea de “imponer una orden” ha mostrado su impotencia en toda la magnitud de la palabra, quedando relegada a una referencia de mala práctica del pasado.

Hoy los tiempos exigen lo máximo de nosotros, como personas y como profesionales, ya no alcanza con agradar, hoy hay que deleitar; no basta alcanzar objetivos, hay que superarlos; por otra parte ya sabemos que en la actualidad no hay trabajo que dure cuarenta años, ni seguridad garantizada de vida, por lo cual como dijera al principio, definitivamente… los tiempos han cambiado, por ende una nueva concepción del trabajo se presenta como una necesidad imperiosa para adaptarse a los tiempos que corren.

Ante el hecho fáctico e innegociable que nos presenta la realidad me permito presentarle al lector una posible vía de resolución, la cual, lejos de presentarse como una solución mágica, modestamente pretende, a lo sumo, despertar alguna conciencia adormecida en pos de un presente más feliz y un futuro mucho más promisorio.

Históricamente hemos relacionado el trabajo con la labranza, el esfuerzo, la recompensa y hasta algunos se animan a hacerlo con la tortura y la esclavitud. Lejos de criticar dichos conceptos, considero que los mismos han cumplido su cometido a lo largo de la historia, en función de la situación circundante y como ya hemos dicho, si los tiempos han cambiado dichos conceptos deberían al menos modificarse para representar los tiempos actuales. En lugar de los anteriores propongo revitalizar conceptos como autoconocimiento, ocio creativo, autosatisfacción y libertad, para lo cual he encontrado en la idea del hobby, la más perfecta de las situaciones para extrapolar al ámbito laboral.

Más allá de las definiciones que nos informan que un hobby es un “pasatiempo o entretenimiento que se practica habitualmente en los ratos de ocio”, mi reflexión al respecto opera en el sentido de entender a un hobby como una actividad, que al ser placentera y elegida voluntariamente por la persona, le permite a ésta, entre otras tantas cosas, investigar, informarse, perfeccionarse, superarse, desafiarse a sí mismo, reconectarse, relacionarse positivamente con su entorno a través de la sana discusión e intercambio de experiencias, técnicas y conocimientos, siendo por ende lo que en definitiva, le permite llegar a un nivel de excelencia jamás antes alcanzado.

Ahora bien, ¿Qué importancia tiene este concepto de hacer del trabajo algo similar a un hobby? La repuesta tiene dos caras, si lo vemos desde el lado de la empresa, me pregunto y le pregunto: ¿No son todas situaciones mencionadas en el párrafo anterior las que necesita una corporación para poder progresar en el mundo de los negocios?, ¿No es la mejor manera de lograr una clara estrategia de diferenciación y supervivencia tener a su personal accionando sobre la realidad de manera creativa, resolutiva y mancomunada?, por otra parte si lo analizamos desde la posición del empleado podría preguntar: ¿No es la mejor manera de ir a trabajar todas las mañanas con una refulgurante sonrisa en el rostro?, Disfrutar del trabajo ¿No sería una mejor forma de pasar 8 horas al día, durante aproximadamente 45 años de vida laboral?

Seguramente la respuesta a todas las anteriores preguntas será sí, y por ende me permito pensar que es un concepto que, cuanto menos, merece ser considerado. Ahora quizás en este momento usted estará preguntándose también, ¿Y el dinero? Lejos de mi responder que no es importante, definitivamente el dinero importa y como importa tanto lo que propongo cambiar no es la necesidad del mismo sino la forma de relacionarnos con él; fluir en lugar de tirar, desatar en lugar de intentar reprimir, en definitiva, si nos ocupamos de nosotros como empleados y nos despreocupamos del dinero, el dinero vendrá; entiendo que suena paradojal, pero no soy yo la persona que puede explicar dicha paradoja, solo puedo reconocerla, mencionarla, difundirla e intentar desarrollar formas de adaptarnos positivamente a ella, y ese ha sido el espíritu de este simple artículo, maximizado por las palabras de un asistente a una de mis charlas quien no hace mucho dijo “… por favor! Hacer que el trabajo se parezca a un hobby… Eso es imposible! Es una utopía”.

 ¿Ridículo?, ¿Imposible?, ¿Utópico? Lo mismo han dicho de los grandes descubrimientos de la historia, por lo cual, si eso piensan algunos de estas palabras, pues entonces estamos en el camino correcto! Bienvenidos a la revolución más formidable de todos los tiempos en la vida empresarial! Ha cambiado la concepción del trabajo y eso es algo que merece ser escrito…

358h